28 d’abril de 2001

MONTSERRAT Y SANT JERONI

En esta entrada englobaré varias rutas en el Massís de Montserrat. Aquí he aprendido a caminar por la montaña tras haber hecho los deberes en el Montseny. Mucha gente ha sido la que me miraba extrañado por subir tanto a Montserrat en tan poco tiempo, pero es que Ca la Montse no te lo acabas en un día, ni en una década. Hubo quien llegó a decirme que le avisara cuando fuese a la Pica d'Estats... en fin.

RUTA 1: DE COLLBATÓ AL MONESTIR Y SANTA COVA

Salimos del aparcamiento que hay pasado Collbató donde dejamos el coche. Vamos a transitar por la zona sur de Montserrat siguiendo un sendero que rodea la montaña por el este en busca del mejor paso hacia el Monestir, lugar de peregrinación que la mayoría de gente cree que es lo único que hay en esta montaña.


Jugando con una cuerda que encontramos en una cavidad. Seguro que lleva a algún paso comprometido de escalada o quizás sea el inicio de una de las múltiples vías ferratas o caminos equipados que hay en Montserrat.


Manu en plena faena (sólo para la foto).


Seguimos adelante por terrenos solitarios rodeando la montaña por el camí de les Feixades.


¿Algo para picar?


Vamos ganando metros sobre el llano.


Posado con aire contemplativo.


Una de las cosas más importantes que hay en la montaña es aprender a consultar los mapas e interpretarlos correctamente.


Enseguida llegamos a terreno más concurrido al acercarnos al monasterio.


Ermita de Sant Miquel.


Desde la Creu de Sant Miquel donde dejamos constancia de nuestra intención de regresar.


Finalmente llegamos en medio de una espesa niebla a la plaza de entrada al monasterio donde se puede visitar la Virgen de la Moreneta.


Optamos por alargar la ruta hasta la Santa Cova, lugar de peregrinaje donde mucha gente deja los más curiosos cachivaches en ofrenda a la virgen. Me decido por dejar mi cantimplora roja, la que me ha acompañado desde el principio de mis rutas, pidiendo protección en las montañas. 
Dejamos atrás el bullicio y la montaña para regresar a Collbató dando por terminada la ruta.


RUTA 2: SANT JERONI

Toca ascender al pico más alto del macizo, el Sant Jeroni de 1236 m. Lo haremos desde Can Jorba por el Camí dels Francesos.


El día es bueno y hay ganas de comerse la cima.


Primeros pasos por pista hasta encontrar el desvío als Francesos.


La subida no da tregua y asciende rápidamente por la cara sur de la montaña.


Llegando al Coll de l'Ajeguda.


Panorámica del Montgrós, Plecs de Llibre, Sant Jeroni i Albarda Castellana.


Coll de Migdia.


Finalmente alcanzamos Sant Jeroni, estamos en el techo de Montserrat.


Al fondo los Pirineos.


Mesa de orientación en la cima.


Descanso en la Capella de Sant Jeroni.


Decidimos hacer recorrido circular y pasamos cerca del emblemático Cavall Bernat.


Escaladores surcando las paredes del Cavall Bernat.


Descenderemos por el Camí del Pont en dirección a la Vinya Nova.


En ocasiones por torrenteras incómodas.


Hasta llegar a la pista que nos acerque al coche.


RUTA 3: COLLBATÓ - SANT JOAN - COLLBATÓ

Ascenso por el Camí del Bassal dels Corbs hacia la ermita de Sant Joan. Esta vez en solitario, como será a partir de ahora la mayoría de mi trayecto en la montaña.


Moles altivas me esperan en las zonas más alejadas de la muchedumbre.


De allí vengo, tras rodear el Frare de Baix.


Merecido descanso en un cruce de caminos.


Sigo camino hacia Sant Joan.


Mirador de Sant Joan: a lo lejos Sant Jeroni y el Cavall Bernat.


Equipo básico para patear por Montserrat, sobretodo el agua.


Capella de Sant Joan.


Rodeo el Plà de les Taràntules y me doy de bruces con la Prenyada, l'Elefant y la Mòmia.
Sólo me queda descender por el Camí Vell de Collbató y dar por terminada la jornada de hoy.


Es hora de dar el salto a cotas más altas, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.



12 d’abril de 2001

SIURANA DE MONTSANT

Si existe un pueblo singular en el Montsant, éste es el de Siurana conocido por sus vías de escalada de dificultad. Nos acercamos en Semana Santa para recorrer un sendero por la falda del monte en que se asienta rodeando el Pantà de Siurana.


Preparados para la ruta.


Que discurre por pista en su mayor parte.


Ruinas.


Los contrafuertes de Siurana, un rato el superarlos.


El grupo en plena faena.


Iñaki levantando pesas.


En ocasiones la ruta nos acerca al agua.


Desvío hacia el pueblo. Esta vez no tenemos tiempo para la visita.


Y sólo para tumbarnos al sol a descansar.


Tendremos que regresar algún día para conocer la zona a fondo.