12 de gener de 2003

VIAJAR EN GLOBO

Dice el poeta José Martí, que para ser un hombre completo en esta vida hay que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro (A fecha de hoy 3.1.2014: hemos hecho las tres cosas), pero hay una variante en la que se indica que también hay que subir en globo.
Un regalo de empresa nos ofrece esa posibilidad en 2003.


Nos dirigimos a unas masías cercanas a Manresa y allí ayudamos a los profesionales con el tema del globo y su montaje.


Ciro, Sergio y yo.


Atando cabos.


Llenando de aire el globo.


El interior del globo.


Calentando el aire del interior.


Fuego.


Ciro, Marc y Carmina.


Sofía, Caty y Sergio.


Nos elevamos sobre Casa Tarradelles.


Vistas sobre el Collsacabra.


Pirineos.


Puigsacalm.


La sensación de flotar en globo es como navegar. Parece que la cesta está quieta y que es el mundo el que se mueve. Serenidad y tranquilidad durante el vuelo, en ocasiones resulta incluso aburrido, falto de adrenalina.


Niebla en la Plana de Vic.


Montserrat.


Pedraforca y Cadí.


¿Descorchamos el cava?


Brindis de altura.


Iniciamos el descenso.


Para bajar, el mejor espacio es el más ancho y alejado de todo.


Descendiendo.

¡Tierra!


Contentos de regresar a tierra firme.


Lo más delicado será ahora salir de la cesta...


Saliendo del la cesta.


Desmontando el globo.


Posando en tierra firme.


Para terminar la celebración, un buen desayuno con productos de la zona.


Foto finish con nuestros diplomas acreditativos.


Diploma.