23 de gener de 2005

Mont Caro. Techo de Tarragona

En el macizo dels Ports se encuentra un monte de 1442 m: el Mont CARO. Con su modesta altitud ostenta el título de ser el más elevado de la provincia de Tarragona y aprovechamos un fin de semana de enero para ascenderlo desde el refugio que hay a sus faldas. Evitamos la concurrida ruta ciclista, ya que sube la carretera hasta la cima y buscamos sus laderas más agrestes siguiendo el GR.

Estamos en el punto de partida a primera hora de la mañana, ya que nos espera una barbacoa al bajar y no conviene demorarse mucho.

Nos abrigamos adecuadamente para el fresquillo de la mañana.

El Caro muestra sus antenas desde la base.

Seguimos adelante por un solitario sendero.

Las marcas de GR nos indican que vamos por el buen camino.

Poco a poco vamos ganando metros.

En ocasiones hay que echar las manos a la roca, pero sin presentar verdaderas dificultades técnicas.

Llegando al collado veremos el Mediterráneo.

Carmina alcanzando el collado.

Robert, Dani y yo en el collado.

Las chicas con el mar de fondo.

Juntos.

Seguimos monte arriba rodeados de curiosas formas rocosas.

El camino está señalado con flechas, ya que no tenemos ninguna referencia visual de dónde nos encontramos.

Un vistazo a la arista que estamos siguiendo.

Finalmente las antenas de la cima se presentan ante nosotros. No hay pérdida posible.

Un sube y baja constante nos acerca al final.

Trepando los últimos metros.

Un vistazo atrás para ver el camino recorrido.

Las antenas están a punto de caramelo.

Últimos pasos antes de coronar.

Vértice geodésico en la cima con placa conmemorativa.

Antenas, altar y buzón de cima.

Foto de cima.23/01/2005


Ardilla trepando a un árbol.

Refresco y patatas para los campeones.


3 de gener de 2005

Arlas: estrenando crampones

Estrenamos el año en Navarra. nos hemos venido esta tarde a la Piedra de San Martín para echarle un ojo a nuestro objetivo: el Arlas, y de paso un vistazo al Anie al que también le tenemos ganas.

El Arlas visto desde la vertiente española.

Y su estampa desde Francia.

Pasamos la tarde por allí contemplando el mar de nubes que nos muestran los Pirineos hacia el norte.

Un lujazo llegar hasta aquí y encontrarte estas vistas. Para que luego pregunten el porqué de tanta montaña.

Nos desplazamos a Isaba, donde pasaremos la noche. Mañana nos espera un gran día, ya que Carmina estrena crampones y los probaremos con una cima cercana y aparentemente asequible: el Arlas.

Por la mañana nos calzamos los crampones y comenzamos a caminar desde el aparcamiento de la Piedra San Martín.

Unos consejos para usar piolet y crampones.

Practicando paradas de seguridad.

Una vez aprendido sobre el terreno lo más básico, comenzamos a ascender por las laderas de Larra.

Cercano se presenta nuestro objetivo aunque nos lo tomamos con calma.

El viento en ocasiones arrecia bastante y levanta la nieve llegando a nublar la vista.

Pero cunado amaina, las vistas son impresionantes.

Nos plantamos en la base del cono del Arlas. Nos quedan unos metros bastante tiesos para coronar.

Finalmente alcanzamos la cima de nuestro objetivo pisando nieve virgen.

Foto de cima en el Arlas.

Un vistazo hacia el karst de Larra tapado de nieve.

El Anie desde la cima.

Regresamos tranquilamente la coche habiendo empleado unas cuantas horas practicando con el material de invierno y disfrutando de la soledad de un día de nieve en el valle de Roncal.