29 de desembre de 2007

Fontlletera y Balandrau

Como ya viene siendo una tradición, durante las fiestas navideñas siempre hacemos alguna salida al monte. Esta vez éramos tres: Carles, Javi y yo.
Tras recogerme en Granollers nos hemos dirigido hasta el pueblo de Tregurà de Dalt de donde parte una pista que nos ha dejado en las inmediaciones del collado de Fontlletera.


Allí hemos empezado a caminar intentando pisar el máximo de nieve posible.


Nuestro objetivo principal era el Balandrau, pero hemos decidido hacer una ruta circular desviándonos ligeramente para ascender en primer lugar al Fontlletera.


La nieve estaba presente en muchas zonas, donde se ha acumulado por efecto del viento. En otras, su grosor era nulo o casi.


Tras un par de horas de marcha nos hemos plantado en la cumbre de Fontlletera a 2575 m.


Las vistas panorámicas eran impresionantes, el día despejado y sin apenas viento.


Tras una parada de avituallamiento en la cima, hemos empezado el descenso hacia el collado entre ambos picos. Nuestro objetivo principal estaba frente a nosotros.


Poco a poco hemos ido ascendiendo por las rampas nevadas sorteando las cimas de Tres Pics.


La cumbre de Balandrau. 2584 m.


El rápido descenso nos ha dejado las mejores estampas nevadas, ya que los embudos que bajaban del Balandrau acumulaban la mayoría de la nieve presente en las montañas.


Al final, llegábamos al coche sobre las 15h, a tiempo de bajar a Setcases y comer un poco.

24 de desembre de 2007

Luna llena en el Montseny

Quien más quien menos aprovecha las últimas horas de la tarde de Nochebuena para preparar la cena y ultimar los detalles de la primera gran etapa de las comilonas navideñas. Nosotros salimos de casa a las 16h dirección al Montseny. Desde el coche vimos cómo el sol iba descendiendo poco a poco; y es que nuestro objetivo era subir el Turó de l'Home a la luz de la luna llena, que no tardaría en salir.


Llegamos a la Font de Passavets sobre las 17h y tras calzarnos las botas emprendimos la marcha por el bosque en un interminable zigzag contínuo.


La luna apareció cuando llevábamos un rato de camino.


La nieve hacía acto de presencia aproximadamente sobre los 1400 metros.


La brillante bola lunar subía lentamente, como nosotros, iluminando los pasos que dábamos en el manto blanco.


Así de bello se veía el Turó iluminado por las mágicas luces de Selene.


En el último collado antes de la cumbre, se acumulaba el mayor grueso de nieve de la jornada. Sólo nos quedan unos 100 metros de desnivel hasta la cima.


En la cumbre: viento frío y mucho silencio. A lo lejos se veían las luces de los pueblos al fondo de los valles.


Para despedirnos de la montaña, una última imagen de las muchas que se quedaron en la retina.



FELICES FIESTAS A TODOS.

25 de novembre de 2007

Tras los pasos del Boss

Otra vez, y ya van 13 (os juro que he perdido la cuenta), he visto a Bruce encima de un escenario. Esta vez, con bus organizado por The Stone Pony, en Madrid.


Salimos con cierto retraso de Barcelona, normal dada la gran cantidad de gente que nos congregamos en la Plaza de España de la Ciudad Condal.


Un viaje largo y cansino, pero lleno de ilusión, fue el precio físico que hubo que pagar por ceder a la organización el quebradero de cabeza de conseguir una entrada para acudir a la ceremonia del rock. Teníamos entradas y eso era lo importante.


Un corto paseo por los aledaños del Pabellón de los Deportes y entramos con tiempo para disfrutar de nuestras localidades en una esquina del escenario.


Con 45 minutos de retraso se apagaron las luces...HOLA MADRID... y los primeros acordes de Radio Nowhere trasformaron a la audiencia en una marea de locura y devoción hacia quien hacía tronar el local desde encima del escenario.


Fueron dos horas de rock apabullante con los éxitos de la banda sonora de mi vida. En definitiva un lujazo que tuve el privilegio de compartir con quien yo más quiero.


El regreso fue más rápido... nos pasamos desde el fin del concierto (vimos a las puertas del pabellón a media familia real) hasta las 9 de la mañana durmiendo en el bus.
Cuando parecía que podríamos descansar y meditar sobre lo visto en Madrid, nos anuncian un concierto para dentro de 8 meses en el Camp Nou de Barcelona. De nuevo caos por las entradas, pero estaremos dentro. Ahora han anunciado otro para el día siguiente tras agotar las localidades del primero (80000) en tan sólo 8 horas. El martes de nuevo la locura...¿quien parará esto?.


Estaremos locos, habrá quien lo piense, pero para mí habrá valido la pena.
Nos vemos en la carretera.

17 de novembre de 2007

De nuevo al Pedraforca

Este fin de semana teníamos organizada una salida al Pedraforca con Geme, Kepa y Alba, pero por exigencias del guión, sólo nosotros y el mangdrileño pudimos reunirnos con Joan en la base del coloso.


Los cuatro nos pusimos en marcha con el sol a la espalda.


El gélido ambiente llegó a alcanzar los -10ºC de camino al Pedraforca, de ahí la presencia de hielo al inicio del camino.


La primera parte del camino tras la pista de las cataratas heladas, nos interna en el frondoso bosque que hay a las faldas de la montaña.


El hielo está presente en la umbría de la cara norte.


Un buen rato de subida por la canal del Verdet nos acercará al collado desde donde iniciar la trepada por la arista.


A media arista el sol ya es protagonista de la ruta.


En la cumbre, unos bocadillos y un ratito al sol bastan para reponer fuerzas para la bajada.


Un rápido y entretenido descenso por la Tartera nos situa en el bosque de nuevo.


Media hora después estaremos degustando una clarita en el refugio antes de regresar a casa donde nos espera el resto del grupo para preparar la cena.

11 de novembre de 2007

Bataillance 2604

Hemos pasado la noche cerca de la fronterea en las cercanías del túnel de Bielsa. Los planes iniciales de ascender al Neouvielle se han truncado por culpa de la aproximación que debiéramos haber hecho en coche hasta el Lac d'Aubert. Dicha carretera está cerrada, por lo que Joseba y Bea nos proponen una ruta más cercana a casa, pero de mayor desnivel: el Pic de Bataillance justo al otro lado del citado túnel. A escasos 25 metros del coche, la presencia de hielo nos convence para calzarnos los crampones. Ellos deciden sortear las placas heladas mientras nosotros las pisamos a gusto.


El ambiente es frío mientras vamos ascendiendo a la sombra de los grandes picos. Sólo de vez en cuando el astro rey se digna a aparecer.


Cuando finalmente sale el sol, el calor aprieta bastante en los prados galos.


Vamos ascendiendo poco a poco los cientos de metros que nos separan de nuestro objetivo. Joseba se adelanta para hacer una trepada por terreno mixto que no nos aconseja realizar.


Decidimos flanquear el monolito que él ha ascendido y atacar la cresta por una canal interminable de piedra suelta y hielo.



Una vez en la ancha arista, las vistas son impresionantes. Ya queda poco para la cumbre.


Foto de cima, los 5...


El regreso, primero por una fina arista...


...y luego por nieve, nos llevan de nuevo al coche tras unos 1000 metros de desnivel.


Hemos pisado las primeras nieves de la temporada. Esperemos que podamos disfrutar del manto blanco más que lo que pudimos el año pasado.

10 de novembre de 2007

Via ferrata de Ólvena

En la carretera que parte de Barbastro dirección a Benasque, tras atravesar uno de los muchos túneles que hay en la zona, encontramos un cartel indicando el Puente de la Sierra. Se trata de un antiguo puente de piedra que cruza el congosto de Ólvena a unos 25 metros sobre el agua.


Muy cerquita de él, parte una vía ferrata (la del Santo Cristo) que nos conducirá por una canal más o menos equipada hasta el mirador del pueblo de Ólvena.


La primera parte discurre por una zona boscosa por donde serpentea un cable de vida a medida que nos vamos alejando de la parte baja del congosto.


Pronto nos internamos en una estrecha canal por la que ascendemos rápidamente.


Una vez arriba, un pequeño destrepe y un flanqueo nos situan en la parte más bonita de la vía: una arista de roca que se yergue majestuosa sobre el congosto. Las luces del día se van apagando.


Un último tramo equipado con grapas nos situa en la parte alta del mirador desde donde podremos observar el pueblo.


El regreso lo hacemos por un sendero GR que nos devuelve, ya prácticamente de noche al punto de partida.