30 de març de 2008

CURSO ALPINISMO EN ANDORRA

A finales de marzo hemos asistido junto a Carles a un monográfico de alpinismo en Andorra a cargo de la UEC de Gràcia. Habíamos estado años en el monte pisando nieve y teníamos conocimientos del medio invernal gracias al interés que nos ha motivado para aprender de forma autodidacta, pero no está nada mal hacer un curso y que alguien experto de asesore y te dé consejos. Ánimo a todos los que os queráis aventurar en la montaña invernal.
El curso se imparte esta vez en una conocida estación de sky de Andorra, donde nos encontramos el primer día un numeroso grupo de gente con ganas de aprender y de pasarlo bien.
En primer lugar se practican los anclajes en nieve y las reuniones.

Más tarde llega el turno de disfrutar de la nieve tras haber practicado hasta cansarse las paradas de seguridad con y sin piolet.

Carmina comprobando su anclaje.

Prácticas de rápel necesario en numerosas vías invernales

Una seta de nieve aguanta mucho peso, pero no sé si me fiaría de una de ellas para descolgarme.

Una vez hubimos descansado de la jornada del sábado, nos encontramos de nuevo en Andorra para practicar in situ los conocimientos adquiridos el día antes. Nos dirigimos a la base de las canales de nieve que ascienden el Bony d' Envalira; pero no pudimos ascender a la cumbre por el pésimo estado de la gran cantidad de nieve presente en el monte.

En la parte baja de la canal la nieve nos llega más arriba de las rodillas, pero un poco más arriba, la nieve supera la altura de nuestra cintura y resulta más prudente descender.

Rapelando de la reunión practicada.

Bony d'Envalira: en la lista de pendientes queda apuntado. Hay ganas de subir a ese monte, en invierno por las canales y/o en verano por la vía ferrata que lleva a su cumbre.

Gracias a Ccarles por su hospitalidad, ya que con él compartimos alojamiento al otro lado de la frontera andorrana a los pies del Carlit.


21 de març de 2008

Javalambre, por fin...

Tras varios intentos infructuosos por ascender a uno de los más altos picos de la provincia de Teruel, por fin en Semana Santa pudimos recorrer sus ventiladas laderas y alcanzar la cima.Partimos de Camarena de la Sierra, más concretamente desde el balneario que hay a unos kilómetros del pueblo, donde dejamos el coche para seguir el GR hasta su cima.


Ya desde el camino podemos observar la poca nieve que cubre sus laderas, aunque al día siguiente una copiosa nevada tiñó de blanco el lugar.


Pasamos a tocar del nuevo refugio que tiene entre sus atractivos un magnífico minirocódromo al aire libre.


A partir de ahí las subidas sin tregua nos situan tras una hora de caminata al borde de las instalaciones de la estación de sky. Sólo nos queda atravesarla.


A lo lejos ya observamos las antenas que hay en la cumbre de la montaña y que afean de una forma increible el paraje...


Por fin, la cumbre, aunque no pudimos disfrutarla demasiado por culpa del molesto viento que azotaba la sierra.


Descenso un tanto perdedor por las laderas practicamente vírgenes y sin vegetación de la zona hasta localizar el camino de subida marcado ya como GR. Un total de 4 horas con paradas incluídas hacen de ésta una excursión ideal para realizar en una mañana de poco viento.

17 de març de 2008

Vermicelle al Cambre d'Aze

Tras nuestra primera toma de contacto con el mundo alpinista, decidimos tras un par de fines de semana en casa esperando una ventana de buen tiempo y buena nieve, atacar la zona de Cambre D'Aze en Francia. Se trata de una pared plagada de corredores de nieve que ascienden a una de las zonas más emblemáticas del lugar.

Pasamos la noche, de nuevo, en el comodísimo asiento del coche. Hizo frío y no conciliamos demasiado bien el sueño. Es lunes, no hay nadie en el monte.

Tardamos poco más de una hora en atravesar las instalaciones de la estación de sky de Cambre d'Aze; entre remontes y telearrastres. Finalmente llegamos al llano que da acceso a los corredores.

No tardamos en localizar el Couloir Vermicelle (fideo en francés) y nos calzamos el material para acometer con seguridad la que sería nuestra primera canal en solitario.

La inclinación ronda los 45º en la mayor parte del corredor. La nieve está dura, pero hay huella.

Carmina dándole a los pinchos en la parte media de la canal.

Yo mismo a la salida del corredor, donde la inclinación aumenta, más o menos a los 55º sino más.

La parte alta está bastante libre de nieve. Nos dirigiremos a la cima de Cambre d'Aze antes de descender por una canal cercana.

La cima está coronada por una cruz metálica como tantas otras cumbres.

El descenso lo realizamos por la canal más ancha y sencilla de la pared situada entre la cima de Cambre d' Aze y la salida del Couloir Vermicelle.

Carmina celebrando la llegada al llano tras un rápido descenso.

Un largo paseo por el bosque y un último vistazo al Vermicelle antes de partir hacia casa.