30 de desembre de 2008

TARTAS Y PASTELES

De nuevo nos ponemos el babero y vamos a degustar un poco las tartas y pasteles de este año... uhmmmm.

HOJALDRE CON FRESAS Y NATA I

TARTA DE CREMA DE MANTEQUILLA

HOJALDRE CON NATA Y FRESAS II

TARTA TRES CHOCOLATES

HOJALDRE CON FRESAS Y NATA III

TRENZAS

HELADO DE MORAS


7 de desembre de 2008

Raquetas en el Puigmal

El domingo día 7 de diciembre, con Íñigo e Itxaso, nos trasladamos desde casa hasta Queralbs para poder coger el primer tren Cremallera que nos llevaría a través de un angosto valle hasta los aledaños del Santuario de Núria. La espera se vio recompensada a eso de las 8:45 h, cuando el tren alcanzó la estación del pueblo.

En poco menos de 30 minutos de tren llegamos al impresionante Santuario, hay quien dice que es bello y hay quien opina que no es lo más bonito de las montañas... para gustos los colores y no entraremos en discusión por una edificación-negocio que dejaremos atrás en pocos minutos.

Nos pusimos en marcha siguiendo el trazado de una de las pistas de sky que se adentra dirección a la Coma de l'Embut. Allí dejamos de ver gente rápidamente y pudimos disfrutar de una nieve ideal para raquetas. Un alivio pensar que no las tendríamos que cargar a la espalda todo el día y un acierto no haberlas abandonado en el maletero del coche, abajo en el pueblo.

Nos fuimos acomodando al nuevo calzado y fuimos dejando atrás el bullicio de la estación de sky de Nuria.

Mucha nieve se acumula en las laderas de la montaña cuando pasamos por el tramo de la Coma de L'Embut. Riesgo 2 de alud según el parte de la mañana. Imprescindibles las raquetas para evitar hundirse hasta más allá de las rodillas.

Una vez fuera de la parte más encajonada del trayecto, echamos vista hacia nuestro objetivo: el Puigmal, 2913 m.

Al sol disfrutamos de un desayuno antes de continuar la ascensión.

Una foto de rigor antes de proseguir el camino.

El estado de la nieve en esta zona nos obliga a quitar las raquetas y cambiarlas por los crampones, que alivian bastante el pesado caminar.

Las últimas rampas son las más pronunciadas, nos quedan apenas 300 metros de desnivel de los aproximadamente 1000 que ascenderemos en total.

Finalmente alcanzamos la cumbre a eso de las 14h.

Sólo nos queda la bajada, allí dejamos sitio para que la gente pudiese permanecer en la concurrida cumbre.