29 d’abril de 2012

PIC DEL CORREDOR

¡¡¡¡POR FIN EL SOL!!!! Ha llegado el sol a nuestras latitudes tras semanas de ver caer incesantemente la lluvia día tras día. Nos hemos escapado muy cerca de casa al Parque de Corredor-Montnegre a ascender el Pic del Corredor desde la pista que lleva a la masia de Ca l'Arenes. Dejamos el coche en un rincón de la pista y comenzamos a caminar hacia la finca.

La dejamos a la izquierda mientras seguimos adelante en dirección al dolmen de Ca l'Arenes, situado bastante más adelante siguiendo la pista.

Una foto con la masía.

Pronto dejamos atrás las edificaciones para adentrarnos en el bosque y poder trepar un poco por la roca que duerme junto al camino.

En la siguiente bifurcación, tomamos el camino que gira a la izquierda y pasa bajo la masía de Ca l'Arenes.

Giro de 180º, si hubiéramos seguido de frente enlazaríamos con el camino que tomaremos más tarde.

La masía vista desde el camino.

Una cadena corta el paso a los vehículos. Toca saltarla.

Pero primero, ¡A posar!.

En todo momento vamos siguiendo el sendero local número 80.

¿¿ Venís o no??
No hay excursión que se precie que no obligue a atravesar un río.

Contemplando el bosque. Menudos árboles más grandes.

Papa...¡AGUA!.

Y tras tomar un trago, ¡A correr!

Es triste que los anunciantes no se dignen retirar sus propagandas pasadas las pruebas deportivas que patrocinan. No trato de dar publicidad de la empresa anunciante, más bien denunciar su falta de consideración ante la naturaleza.

Seguimos adelante por caminos castigados por las riadas donde es necesario que Irene me ayude a progresar.

Curiosa formación rocosa cercana al dolmen que a punto estamos de visitar.

Compartiendo una zanahoria.

Dolmen de Ca l'Arenes.

Sepulcro megalítico del tipo pequeña galería datado hacia el 3000 a.C. Descubierto en 1997 y restaurado en 2006.

La peque lo pasó en grande entrando y saliendo de la "casita". El trabajo fue nuestro para literalmente arrancarla del enclave; pero un poco de comida hace milagros.

Avituallamiento a mitad de camino. El calor aprieta, ya que el astro rey ha salido con fuerza.

Se admiten apuestas acerca de si es ésta la puerta de alguna casa bajo el árbol...

Seguimos adelante de nuevo por pista hasta enlazar con la que sube desde Ca l'Arenes.

A partir de aquí las marcas moradoanaranjadas nos acompañarán.

Esperando.

Cansada de esperar, Carmina sirve de liebre para los galgos que venimos detrás.

Hasta que por fin la alcanzamos y proseguimos juntos hacia el Santuari del Corredor, nuestro siguiente punto de referencia.

Con cuidado de no tropezar e irse al agua.

¡¡Guapas!!

Unas formaciones rocosas con escalinata incluida son la antesala de lo que pronto veremos.

Irene se encontró con un par de niños que pronto se unieron al grupo y nos acompañaron hasta la zona del santuario donde sus padres les esperaban con la comida preparada.

Bello lugar con grandes extensiones de terreno aptas para el más puro dominguerismo de mantel, fiambrera y pelota. Hasta aquí se puede llegar en coche, e incluso seguir por la otra vertiente de la montaña hasta Sant Celoni.

Desde el Castell de Burriac (junto a la antena) hasta la Torre de Collcerola mirando al sur.

Ya que estamos, nos acercamos en apenas 5 minutos a la cumbre del Corredor de 642 metros que, si bien no supone un reto en sí al poderse subir casi todo el camino en coche, sí nos sirve para redondear una bella y soleada mañana cerca de casa.

Un último vistazo a la Serra de Montnegre antes de descender por un sendero paralelo a la pista de tierra que nos conduce al punto de inicio.


22 d’abril de 2012

TURÓ GROS DEL MONTNEGRE

Una de las grandes desconocidas en nuestras salidas montañeras es y ha sido hasta ahora la Serra del Corredor-Montnegre. Le teníamos ganas desde hace tiempo y nos habían indicado algunas rutas, pero sea por una cosa o por otra siempre las dejábamos aparcadas. Esta vez, viendo que el tiempo ha estado revuelto tantos días seguidos decidimos organizar una salidita corta para ascender uno de sus techos: El Turó Gros de la Telefonista desde la urbanización de Fontmontnegre a la cual se llega tras seguir la tortuosa carretera desde Sant Iscle de Vallalta.

Dejamos el coche en la pista que sube desde la Casanova de Maspont en la parte alta de la urbanización (bastante dejada de la mano de Dios...) y esperamos a que Irene despertara de su siesta matinal.

La inconstante lluvia nos dará una tregua de un par de horas, lo justo para poder salir del coche, llegar arriba y regresar sin apenas catar el agua.

La pista es transitable con vehículos, pero dejamos el coche allí mismo para poder caminar un poco. El recorrido es corto, unos 150 metros de desnivel que cubriremos tranquilamente en un rato.

Una indicación pintada en la roca nos indica que vamos por el buen camino. Con papi.

Con mami.

Seguimos por la pista dejando a nuestra izquierda una casa y un poco más adelante dejaremos la pista principal a la derecha para tomar un camino que sube a mano izquierda por entre los árboles. Éste ya no es transitable con vehículo, al menos con coche.

Grandes árboles flanquean el solitario sendero.

Las piedras tapizan el camino, algo más incómodo de pisar para unos pies pequeños que la pista.

El bosque sorprende a cada paso con nuevas y recién estrenadas sensaciones.

Verticalidad en los viejos árboles y en los nuevos brotes.

El paseo por entre los árboles es tranquilo y curiosamente muy solitario. Quizás sea el día gris y lluvioso.

Camuflaje tras las hojas.

El verde intenso de las nuevas hojas contrasta con el gris plomizo del cielo. Es con este tiempo cuando más disfruto de un bosque, no hay reflejos ni sombras producidas por la luz que viene del sol.

Un centenar de metros más arriba, un cruce de pistas nos sitúa en la parte alta del cordal. Echamos mano del mapa para seguir por la pista inmediatamente a la izquierda del camino que venimos subiendo. Ya nos queda poco.

Cúpula de ramas.

Una raíz de encina da vida a multitud de árboles hermanos.

Finalmente y entre la niebla que juega con la cima llegamos a la cumbre que no ofrece vistas al estar rodeada de árboles. Lástima no poder subir a la torre de vigilancia porque debe de tener unas magníficas vistas desde lo alto.

Foto familiar a 757 m (según mapa antiguo).

Regresamos por el mismo camino cubriendo el trayecto en poco más o menos dos horas al ritmo de Irene de subida.