27 de juliol de 2012

CARTA PER L' IVÁN

Benvingut Iván
Avui dia 27 de juliol de 2012, a les 7:21 a.m. ha nascut el nostre campió. 



Has arribat a casa, de bon matí i una mica abans del dia que t'esperàvem.
Gràcies per escollir-nos. Sempre estarem al teu costat i sempre t'estimarem.
Sol desitgem una cosa per a tu: que siguis feliç en aquesta vida que ara comences.
Petonets.
Els papis.

1 de juliol de 2012

Les Agudes pels Castellets

Les Agudes del Montseny es el último reto antes de volver a ser padres. Carmina se quedará en casa con Irene dado el estado avanzado del embarazo, en un mes más o menos llegará Iván. Con una previsión dudosa nos acercamos Luís y yo desde Sant Celoni hasta los aparcamientos cercanos a Sant Marçal.


El itinerario, el más interesante para subir, los Castellets. una sencilla ruta de entretenidas trepadas que te dejan a escasos metros de la cima.


Tras un rato de subir entre bosque y habiendo caído unas gotas de aviso, llegamos a una zona abierta desde donde contemplar la esbelta figura de la montaña. Parece que ha dejado de llover y la roca saca nos espera.


Un primer tiento a la roca. Pronto nos tocará echar las manos.


El itinerario está marcado con pintura, en morado el primer tramo que transita por los primeros picachos de la cresta. Al final habrá que buscar las marcas amarillas para no perderse.


Tramos de descenso.


Se intercalan con las trepadas de ascenso.


Un vistazo atrás para ver la parte recorrida, la más sencilla.


Una vez superada la primera parte de las trepadas, el sendero deja las marcas moradas que van por la falda de la montaña a buscar el Coll d'Agudes y hay que buscar entre las rocas las marcas amarillas para seguir progresando.


No es difícil despistarse y perderse en el mar de rocas, pero si las localizas, el itinerario es bastante asequible.


Los últimos metros han sido vencidos y las montaña lo celebra con truenos.


La última parte crestea hacia la cercana cumbre.


Ya vemos el final de nuestra ascensión mientras chispea un poco en la cima.


Foto finish con la cruz a la espalda.


Durante el descenso por la vertiente contraria ha cesado la lluvia, pero será una tregua para lo que ha de caernos encima antes de llegar al coche.Menos mal que estamos preparados...


Una última visión del monte antes de que la lluvia nos impida sacar las cámaras.