8 de desembre de 2012

PENYES ALTES PER LA CANAL DE LA SERP

Una ruta a la carta, eso fue lo que pidió Kepa. Se le ofrecieron varias posibilidades, pero él venía con ganas de realizar una ruta que ya tenía yo en mi currículum: la de la Canal de la Serp en la cara sur de la Serra de Moixeró.


Nos encaminamos hacia Grèixer desde Bagà donde dejamos el coche en una curva que hay dirección al Coll de Pal. Un poco de crema, últimos retoques a la mochila y avanti.


Un poco de hielo para quitar el mono...


Y nos ponemos definitivamente en marcha siguiendo las indicaciones hacia el pueblo.


Los primeros compases de la ruta son por pista hasta llegar a Grèixer.


Donde las cámaras sacan humo.



Superamos el pueblo dejándolo a nuestra derecha y seguimos el sendero, indicado, que sube por encima de las últimas edificaciones hacia la Canal de la Serp.


Vamos dejando el pueblo atrás mientras nos acercamos a la carretera del Túnel del Cadí con su ruidoso concierto.


Dejamos atrás la comodidad de las primeras zonas para adentrarnos de lleno en el bosuqe, un camino empinado y pedregoso nos recibe.


Menos mal que me dejan descansar un rato, que uno hace mucho tiempo que no hace grandes desniveles...


Vistas hacia lo que será nuestro camino de retorno allá lejos en el collado.


Seguimos hacia arriba acercándonos hacia la zona más encajonada de la ruta en la Canal de la Serp propiamente dicha.


Vamos tomando relevos para no dejar que Mireia sea la primera. Nos deja atrás al resto. Ja ja ja.


Vamos alternando zonas abiertas con vistas con otras más cerradas dentro de un bosque de grandes ejemplares.


Las vistas hacia el Pedraforca son una constante.


Más relevos en el bosque.


 Le vamos ganando metros a la montaña.


Finalmente, tras una parada técnica de avituallamiento y respiración, nos dejan atrás Kepa y Mireia.


Y se ponen en marcha a buen ritmo en dirección al collado final de la Canal de la Serp, que no es el que se ve en la imagen sino otro que se sitúa justo a nuestras espaldas al atravesar la pedrera.


Llegando a la pedrera con mejor ritmo que hace un rato.


Más vistas desde las alturas.


El sendero nos acerca a la roca y caminamos un rato pegados a la base de la montaña.


Allá a lo lejos se adivina nuestro collado, el de Raset.


Un poco más arriba encontramos algo de nieve, lo justo para sacar unas fotillos.


Reagrupamiento antes de la última rampa hacia el Coll de Raset.


De nuevo el grupo se rompe. Me noto flojo de piernas por la inactividad.


Ascendiendo.


Les Penyes Altes se adivinan a mi espalda.



Me quedo solo en la subida mientras...


... cada uno sube lo mejor que puede hasta el collado.



Donde nos reciben un vendaval y unas vistas impresionantes.


Dejamos el collado y nos dirigimos por el sendero que sube hacia les Penyes Altes adentrándonos en el nevado bosque.



Ha sido ver la nieve y no poderlo evitar.


Un ángel, aunque no muy logrado.


A medida que nos acercamos a la cima, aparece la roca que nos invita a treparla.


Vistas hacia el Moixeró y el Cadí en segundo plano.


Foto parejil.


A mayor altitud, menos árboles tapando el paisaje.


A COLL !!!


Nieve en polvo sin transformar y muy seca nos recibe en las zonas altas. 


Últimas trepadas.


Llegando al cono cimero.


Hace frío y hay ganas de comprobar si en cumbre sopla el aire o no.


Llegando a la arista cimera.


Con el sol de frente en los últimos metros.


Vistas hacia la Tossa d'Alp y Puigllançada.


Cima a 2279 metros.


Dejamos la ventilada cima para regresar al Coll de Raset y seguir ruta hacia el Moixeró.


La Cerdanya y nieve en las cimas que hacen frontera con Andorra.


Ya vemos el Moixeró, nuestro siguiente objetivo.


Destrepando las zonas comprometidas.


La nieve nos acompañará hasta el collado, donde nos recibirá el viento.


Últimos metros de protección antes de llegar al collado.


Donde no podemos permanecer ni un momento. Nos desviamos hacia la cara sur de la montaña para comer algo y luego reiniciamos la ruta dejando atrás les Penyes Altes.


Es bajada, así que me lanzo sin ganas de seguir con la ventilación en la cara buscando un poco de tregua.


Abrigado es poco.


Últimos metros en nuestro camino al Moixeró.


Llegando al final.


Por fin en la cima.


Foto finish en el Moixeró.


Estamos a 2091 metros.


Foto parejil (II).


Descendemos rápidamente, huyendo del viento para ganar el collado que nos llevará de regreso al coche.


Siguiendo el todavía nevado sendero de la vertiente sur, ya sin viento.


En ocasiones se pierde un poco el sendero hacia la zona de les Roques Negres, pero en su mayor parte está bastante bien indicado.


El Pedraforca. omnipresente.


El camino es un suba y baja por el bosque.


Un vistazo atrás al camino recorrido.


De nuevo en el bosque.


En las partes protegidas, la nieve vuelve a aparecer.


Resina helada.


El solitario bosque invita a la meditación.


Descenso.


Una paradita técnica para esperar a la parejita...


Dejamos el sendero del bosque para seguir por la pista que lleva a Grèixer. 


Cuidado con el hielo.


Un enclave escondido para el verano...


Últimos kilómetros por la pista de Grèixer.


Puente improvisado con maderos.


Punto de unión con el itinerario de subida. El sol se va despidiendo de las altas cimas.


Y por fin llegamos a Grèixer. Sólo nos queda 1 km hasta el coche y hay ganas de terminar.


Han sido más de 1300 metros de desnivel y unos 16 km de marcha. Lo que se conoce como una machada de toda regla.