1 d’agost de 2013

BALAITÚS POR LA GRAN DIAGONAL

Tras una increíble y confortable noche en el aparcamiento de la Sarra, al cual se llega desde Sallent de Gállego, preparo la mochila cargada hasta los topes y me dispongo a caminar por el barranco de Aguas Limpias en dirección al Refugio de Respomuso. no para llegar a él, sinó para desviarme a mitad de camino hacia el paraje de los Lagos de Arriel donde tengo pensado detener mi marcha y disfrutar del día. El objetivo de esta salida es la ascensión al Balaitús por la gran Diagonal que el día anterior, desde Anayet he visto que está limpia de nieve. 


Son las 7:30 de la mañana cuando comienzo a caminar sin ninguna prisa. Atrás dejo la Sarra y atravieso el puente de las Faxas


Remontando el barranco de Aguas Limpias con las primeras horas de la mañana. Al fondo el Arriel muy arriba.


Seguiremos el fantasmal GR11.


Agua, mucha agua en las torrenteras.


El Hayedo de Llano Cheto, un bosque muy agradable de recorrer y que descubro por primera vez.


La oruga en pleno reto escalador.


A medida que voy subiendo, las cumbres de Foratata y Pico de la Lana se iluminan a mi espalda.


Parece que vamos bien, Pronto dejaremos atrás el desvío hacia el Pico Arriel (no los lagos).


El Paso del Onso, una vertiginosa senda por la parte más estrecha del congosto.


Vistas hacia el fondo del cañón. Cuidado que puede ser muy peligroso arrimarse al borde.


Poco a poco el sol va ganando terreno y empieza a iluminar el bosque.


Hayas soleadas y verde, muy verdes.


Siguiendo el GR pronto nos acercaremos al desvío hacia el barranco de Arriel.


Atravesaremos la cascada por el GR y más tarde pasaremos por encima de donde se precipita al vacío.


Atravesando las aguas.


Un vistazo atrás antes de desviarme.


Por la derecha al refugio de Respomuso, por la izquierda a los Ibones de Arriel.


Llevo una hora y media de recorrido desde la Sarra y me queda lo mismo hasta los ibones.


El camino se empina un poco y hay que sufrir un poco para subirlo.


Un descansito para sacar fotos.


La senda del Paso del Pino es muy marcada y no ofrece pérdida.


Hay ocasiones en que la imaginación puede llegar a ver toros y demonios en las raíces de un árbol caído.


Llegamos al barranco de Arriel y la senda, marcada en rojo, asciende sin tregua por el canchal.


Dejamos las cascadas a nuestra derecha mientras ascendemos en busca de los ibones.


Una rana se me cruza en mitad del pedregal.


A lo lejos aparecen los picos de las Frondellas. Más cerca, el collado que hay que alcanzar.


Un vistazo al sendero recorrido desde la Sarra.


Por fin nos vemos, el Balaitús y yo. Qué lejos queda todavía.


La presa de Arriel bloquea el agua del ibón previo a los lagos propiamente dichos.


El camino discurre por esa garganta a donde llega el camino que viene del refugio de Respomuso.


Con el primer ibón, de cristalinas aguas.


En este punto me empiezo a encontrar con las primeras personas que vienen del refugio, en su mayoría franceses.


El ibón de Arriel Bajo nos presenta al pico Palas, un coloso de casi tres mil metros.


Para atravesar el ibón, hay que caminar por encima de un nevero sobre las aguas.


Parece que hemos superado el mal paso.


Iceberg.


Otro paso complicado. Un resbalón y el chapuzón no nos lo quita nadie.


Superado el Arriel Bajo, llego a los ibones Medianos con el collado Wallon al fondo.


El siguiente será el ibón de Arriel Alto que libera sus aguas por la presa, la cual está desbordada y dificulta mucho el caminar por el sendero. Mejor será bajar unos metros y buscar paso en la nieve que todavía se mantiene en esta altura.


Llegados al ibón de Arriel Alto, el pico Palas nos vigila.


Por fin, ha llegado el momento de soltar lastre. Me entretengo buscando un buen sitio para vivaquear esta noche. Es temprano y el día espléndido y con muy buena previsión así que, contra pronóstico, me lanzo a por la cumbre del Balaitús. Calculo que regresaré aquí pasadas las cinco de la tarde, con tiempo para descansar y preparar la noche.


Rodeo el lago por la vertiente este y voy viendo las placas de hielo que surcan sus aguas.


El Collado de Arrémoulit con el afilado pico que lo cierra y que forma parte de la arista que conduce al Arriel.


En este punto, a menos de 2300 metros me dispongo a calzar los crampones. Hay nieve suficiente y en continuidad hasta muy arriba según me informan unos montañeros que llevan ahí bastantes jornadas acampados.


Sin peso en la espalda y con crampones y piolet en su sitio, me lanzo hacia arriba a por el Balaitús.


Excepto unos metros de hierba, la nieve es continua desde el lago hasta el Abrigo de Michaud, una cueva acondicionada como refugio de emergencia.


El hielo del ibón de Arriel Alto desde las alturas.


Arriel con los lagos Alto y Bajo.


Disfrutando de la nieve de agosto.


Unos metros más arriba alcanzo el Ibón Chelau, que como dice su nombre presenta una buena cantidad de hielo. A lo lejos, el Balaitús me observa.


Rodeo el lago por su izquierda disfrutando de los bellos colores y formas del hielo.


La nieve permite un cómodo ascenso en lo que debería ser un inmenso pedregal.


Nieve continua desde los 2300 hasta más o menos los 2700 metros. Este año de nieves ha permitido esa situación.


Por fin alcanzo el siguiente punto de control, el Abrigo Michaud. Se trata de una cueva de unas 5 plazas situada a 2698 metros a los pies de la Gran Diagonal del coloso.


Allí me cruzo con ese montañero con un piolet de lo más curioso.


Foto de rigor en el abrigo Michaud, que ofrece cobijo a quien se atreva a pasar la coche a gran altura.


Dentro hay restos un poco de todo...


Me equipo adecuadamente para la ascensión y dejo lo que no necesito en la mochila, y ésta escondida en la rimaya del gran nevero que da fin a la continuidad del manto blanco. Subiré sin peso, sólo la cámara y algo de picar.


Según me indican debo ir siempre pegado a la pared del fondo.


Por la hora que es, pasado el mediodía, sólo encuentro media docena de montañeros que bajan y pronto estaré solo en la Gran Diagonal, hecho importante, ya que minimiza el riesgo de caída de piedras.


Superado el primer tramo de grandes rocas y fuerte pendiente, se llega a una zona herbosa con sendero bien marcado.


Nos plantamos justo delante de la Gran Diagonal propiamente dicha. Al principio presenta los dos pasos más complicados por su exposición. Son relativamente sencillos siempre que la roca esté seca. Es una ruta ésta que hay que evitar en caso de nieve, por eso se desaconseja en invierno.


En el paso más aéreo de la ruta y con el Palas a la espalda haciendo de vigilante de mis evoluciones.


Lagos de Batcrabère desde la Diagonal.


El paso, que hay que afrontar siempre pegados a la pared impresiona más en imágenes que in situ.


Llegados a este punto y con esta formación rocosa a la vista hay dos posibilidades. Yo sigo adelante por la más directa que afronta la subida por la roca más blanca. Son trepadas de un máximo de grado II. En este punto estoy de ver rocas hasta no sé decir dónde.


Algún montañero ha perdido su mapa y me sirve para situarme un poco. 


Sigo trepando por esta canal.


En la canal, más suave que hace unos minutos.


Paso entre grandes bloques.


Y, por fin la última canal. La más difícil, pero la menos expuesta.


Enfrentado a las últimas trepadas.


Paso más complicado de toda la vía, catalogado como de grado II+, sin exposición.


Como he leído en algún otro relato, la emoción de ver la pirámide libera tensiones. Un grito de júbilo sale de mi garganta, ya que esperaba todavía más piedras. No es así. Acabo de conseguirlo. Sólo me quedan unos metros en los que me permito disfrutar del objetivo logrado.


Un fuerte viento me recibe en la cima del Balaitús o Balaïtous según quien lo nombre. Se trata del primer tresmil del prineo si se llega desde el Atlántico. Son las tres de la tarde y tengo la cima para mí solo, hecho que me permite disfrutar todavía más de la cumbre.


Gran Facha, Vignemale y al fondo Gavarnie.


Infiernos, Garmo Negro, Algas y Argualas.


Midi de Bigorre.


Frondellas.


Vértice, Anayet, Escarra, Pala de Ip, Collarada, Aspe, Bisaurín... Midi d'Ossau.


Me entretengo lo justo y me dispongo a marchar no sin antes localizar la última vara del trípode de cima que se encuentra caída y con piedras encima para que no vuele.


Me despido de la cima que tanto he disfrutado. Es hora de descender.


Localizo fácilmente la entrada a la canaleta de grado II+ que he de destrepar.


Poco a poco voy descendiendo los metros que hace un rato he estado trepando. No es complicado pero hay que ir atento para no despistarse y caer en el error. Muchos metros por debajo los ibones de Arriel aguardan mi regreso.


Sigo hacia abajo por lo que me parece la ruta más evidente.


¡Qué dura es la vida del tresmilista!


Superado el paso más expuesto, estoy a punto de superar la gran Diagonal.


Llego por fin al Abrigo Michaud donde recogeré la mochila.


Escondida en la rimaya localizo la mochila con todas mis pertenencias y me dispongo a descender con rapidez.


Calzo los crampones y el piolet y me lanzo a la pala de nieve.


Descenso cómodo y rápido.


En unos minutos llego a una zona llana del camino y me retrato con el Balaitús que me ha permitido conquistarle.


En el ibón Chelau, las cosas siguen como antes, muy frías.


Detalle de los témpanos de hielo.


Y de la base del hielo.


Segunda parte del descenso, algo más complicada ya que cada vez el grosor de la nieve es menor y hay que ir con cuidado de no caer en alguna grieta.


Finalmente consigo llegar abajo y me dirijo tranquilamente a disfrutar de mi merecido descanso tras ascender unos 1800 metros de desnivel a ojo de buen cubero.


Los pies en remojo en agua helada se alivian una barbaridad. No conviene estar mucho rato ahí porque tenemos el hielo justo al lado y la temperatura del agua es extremadamente fría.


Con esta vista estuve disfrutando durante buena hora de la tarde. Tengo horas por delante para no hacer nada más que descansar.


Sobre las siete de la tarde preparo un muro de piedras para protegerme del viento esta noche y un poco más tarde, a eso de las ocho y media me preparo la cena calentita que me permitirá afrontar la noche bien hidratado y con la panza caliente.


Me meto en el saco antes de que marche el sol, es hora de descansar.


¡A dormir!


Mañana nos esperan otros retos y otras aventuras pero son otra historia y debe ser contada en otra ocasión.
De momento y para despedir el día, un croquis de la vía realizada hoy en el Balaitús.


23 comentaris:

igertu ha dit...

Aupa,

Plas, plas, plas,.... un repor que no alberga ninguna duda del itinerario.

Otro buen tute que te pegas, sí señór! tienes que estar como un toro.

Me quedo con ganas de leer los siguientes episodios ;P

Salu2

MARC ha dit...

Gracias, Joseba. Me alegran tus palabras y más viniendo de alguien a quien tengo como referencia en el mundo montañil. Tenemos que organizar alguna conjunta como las de antaño.
Besotes a Bea.

Pasodelaspe ha dit...

Hombre!! El repor esperado, eramos muchos los que nos preguntábamos cómo estaría la gran diagonal de nieve y aquí tenemos la respuesta. Muy bien ilustrado y explicado.
El año pasado estuve en el Palas por las mismas fechas y dormimos donde lo hiciste tú y llama la atención la gran cantidad de nieve que hay este año ¡que diferencia!

Bueno, a seguir dándole, esperamos más repors de tu periplo pirenaico

MARC ha dit...

Me alegra que pueda ser de ayuda para alguien mi visita a esta zona. Un saludo.

Luis Dorado ha dit...

Brutal Marc,felicidades ,coronar esa montaña da mucha satisfacción,es un montañón!

PEDRO MAS ha dit...

Que ritmo de publicación que llevas. no se de donde sacas el tiempo jeje. Enhorabuena por el Balaitus, es una montaña en mayusculas!

MARC ha dit...

Pedro, estoy solo en casa. tengo a la family en Córdoba y tengo hasta el jueves para acabar los reportajes que seguro terminaré.

JORASTUR ha dit...

Eso es lo que se llama todo un etapón!! Muy buen repor, eres un crack haciendo autoretratos!

TENE ha dit...

Muy bonita ascensión y fotos!!

JEFOCE ha dit...

Enorme actividad, Marc. Te felicito porque exige una importante fortaleza mental y cierta habilidad en terrenos pedregosos. Yo bajando terminé hasta el gorro de tanta piedra, sinceramente, pero qué duda cabe que es una cima mítica.

MARC ha dit...

Gracias Mikel.
No sabes lo que agradecí la nieve. Hace un rato revisaba tu relato y me alegraba si cabe aún más de no haber tenido que sufrir el pedregal desde los lagos hasta el Abrigo Michaud.
Gracias de nuevo por poner el Balaitús en mi lista (desde que vi tu reportaje hace ya un tiempo)

CUARTE ha dit...

Y tú sólo. Eres un campeón.

JonYmao ha dit...

Gran actividad y perfectamente relatada. ¡¡Un 10 para ti!!
Saludos

FJ ANDUEZA ha dit...

Aupa Atreyu o Marc. Estás hecho un campeón de una tirada el Balaitus rrr106 . Buenos recuerdos me traes de esa diagonal.yo subí por la Brecha desde Respomuso y bajé por la diagonal y como tú desde salir de la diagonal con nieve hasta el lago debajo del Abrigo.Muy bien relatada la actividad y bonitas fotos. Que sigas así.
Un saludo.

NUEVO ha dit...

Actividad dura pero bonita, una de las clásicas, y con la suerte de encontrar nieve en esas pedreras que se hacen tan pesadas, sin gente que tire piedras en la diagonal, con buen tiempo y con lo bonito que está el Pirineo ahora... un lujazo, hay que saber aprovechar oportunidades así, felicidades por la actividad y por el repor, figura!

NATURALEZO ha dit...

Felicidades por la cumbre!! Un report cinco estrellas y muy bien explicado con todo lujo de detalles.

ILARGIBETEA ha dit...

Que buena!! Un lujazo hacer la subida sólo y tener la cima sólo para ti!! y luego a descansar a pie de playa jeje... Bonita ruta y muy bien explicada, desde luego con este repor no creo que nadie se pierda

IBONSARRIYUK ha dit...

FELICIDADES!! MUY BUENA!!

MACC ha dit...

Uno de mis grandes deberes..........
Un repor magnifico

Eskar ha dit...

Preciosa caminata , en condiciones muy especiales al ir solo y vaya cantidad de detalles que das en el repor como para perderse jejejejejje muy guapo todo

pepol ha dit...

Buena paliza te has metido y has estado minucioso para referenciar el itinerario.Es muy gratificante hacer ese recorrido en solitario y nos has hecho partícipes.Enhorabuena Marc

Tambrin ha dit...

El pasado jueves 15 subí al Balaitus por la Diagonal y muchos de los que subimos ese días conocíamos esta descripción. Nos fue muy útil.
Muchas gracias por ella.
Un saludo.

MARC ha dit...

Me alegra que os sirviera de ayuda. Muchas gracias por comentarlo.
Un saludo, Tambrin.