2 de febrer de 2014

CASTELL DE POPA

Aprovechamos la magnífica jornada de domingo para asaltar el Castillo de Popa desde la masía de Can Pujol donde dejamos el coche, ya que una verja cierra el paso a las pistas superiores.


Salimos del coche y hay que abrigarse, que el fresquillo aprieta.


Amplia panorámica se abre desde nuestra posición.


Las vacas reposan ajenas a nuestros paseo.


Hoy venimos con Marc, Arantxa y Pol que se han animado a la excursión.


Animada conversación en terreno sencillo apto para los más pequeños.


A lo lejos el castillo de Castellcir.


Al asedio.


Vestido para la batalla.


El terreno tiene tendencia descendente una vez superada la masía. 


Vamos encontrando ganado a nuestro paso que deja ver los estragos de antiguas batallas. A esta res concretamente le falta un cuerno.


Otras nos miran con cara de curiosidad, pero no se levantan...


Equipados debidamente con el bastón de caminar más idóneo que han encontrado, los peques demuestran sus dotes para el montañismo.


En un momento de descuido, dividimos las fuerzas y nos ponemos Irene y yo a hacer de avanzadilla.


Dejamos claro el camino al castillo antes de seguir adelante.


Es un terreno algo más incómodo el que encontraremos antes de llegar arriba.


¿Me ayudas?


¿Te ayudo?


Una vez en la base de la piedra, nos preparamos para el asalto final comiendo ricas viandas.


Foto familiar.


Foto de grupo.


Repuestos del esfuerzo, vamos hacia arriba.


Nieve en las altas cumbres del Pirineu.


Llegando arriba.


Con el valle a sus espaldas.


Vistas del mosaico hecho con piedras en la base del castillo.


Paseando por las estancias dentro de las murallas.


A lo lejos vemos las altas cumbres del Montseny.


Montserrat.


La nueva princesa de Castellcir.


Decidimos descender tras haber logrado conquistar la cima.


Para el descenso, los jinetes espolean a sus monturas.


Qué cómodo es esto de ir a caballo...


Esta hoja, ¿parece una cabra o soy yo?


Al final, el cansancio puede con ellos y caen rendidos.



1 de febrer de 2014

COLUMNA DEL VERDET AL PEDRAFORCA

Las altas temperaturas que este extraño invierno nos está regalando, impiden la práctica del noble deporte de la escalada en hielo. El porqué es simple: si no hace frío no hiela; si no hiela, no hay hielo que poder escalar. Llevamos semanas siguiendo las informaciones y piadas que aparecen en las webs especializadas y parece que la actividad se deja hacer mínimamente en las paredes del Pedraforca. Aprovecharemos el frío de estos últimos días para ver cómo está el percal en el monte.
Salimos de casa a las 4:30 h y llegamos al mirador de Grsolet pasadas las 6:15 h. nos equipamos debidamente y comenzamos a caminar.


Muchas de las cataratas escalables se encuentran a pie de carretera en la pista que rodea el macizo y que está cerrada al tráfico, pero nuestro objetivo es la Columna del Verdet, única de las cataratas que ofrece unas mínimas garantías de ser escalada hoy y que se encuentra más alta. Nos encaminamos al refugio de Lluis Estassen no sin antes resbalar alguna vez con el hielo de la carretera.



Mucha nieve reciente en los árboles.


Que cae por efecto del viento dando la sensación de que nos está nevando con el cielo medio despejado.


En el refugio no se ve un alma, aunque el guarda nos saluda de repente desde la ventana y nos advierte de lo mal que está el tema del hielo. Decidimos pasear hasta la zona elegida y ver qué tal está todo.



Seguimos caminando a la luz de los frontales por el sendero que lleva al Coll del Verdet.


Es un continuo sube-baja por zonas rocosas cubiertas de nieve polvo bastante incómoda.



El poco viento que sopla se basta para levantar copos de nieve en suspensión.


El espectáculo del amanecer ya vale la pena.


Empiezan las rampas más tiesas y empezamos a ver la necesidad de cramponar.


Amanece y pronto el frontal no será necesario.



Vamos a parar junto a este árbol caído para ponernos los pinchos y seguir adelante con más facilidad.


El sol aparece en el horizonte.



Tiñendo la nieve con sus dorados tonos.


Con los pinchos en los pies progresar por el empinado sendero es más sencillo.



A mano izquierda se sube la normal del Pedraforca.


Debemos seguir el desvío señalizado hacia Set Fonts para llegar a la Columna del Verdet.



Nieve polvo por encima de la rodilla en algunos tramos en las empinadas laderas de acceso a la columna.



Decidimos separarnos unos metros para evitar pisar los dos la misma nieve a la vez.



Bajo la formación rocosa del fondo, a mano izquierda se esconde el hielo de la Columna del Verdet.


Las últimas nevadas han formado un cono en la base que esconde el inicio del hielo.



De allí venimos.



Allí vamos.


La Columna del Verdet, más bien una encajonada goulotte, esconde su hielo bajo una falda de nieve polvo incómoda para la progresión. Lo que vemos no nos amedrenta y decidimos probar.



Carámbanos.



Luis se encarga del aseguramiento mientras...



... yo me dedico a explorar la parte trasera de la columna cerciorándome del buen grosor en la base.



Lo más difícil del día será "nadar" en la nieve polvo para poder acceder al hielo.


Finalmente lo consigo no sin poco esfuerzo.


Llega el momento de meter el primer tornillo de la temporada.



Y darle con ganas barriendo la nieve que la verticalidad de la columna no ha escupido.


Unos metros de descanso antes de acometer la escalada de la parte más vertical (con permiso de los escondidos metros de la base).


A mis espaldas una ventana se abre en el Cadí.



Buscando el mejor hielo para progresar.


Metro a metro voy superando la dificultad de la Columna del Verdet.


Luis abajo, muchos metros nos separan ya.



¡Por fin!


Me tomo mi tiempo para montar la reunión y acomodarme para ver subir a Luis.



Que sólo se entretiene para retirar los tornillos.



Posando.


Pinchando.


Arriba. 
Buen estreno para los piolets nuevos, ¿eh?.



Al recoger me doy cuenta del pioletazo que ha recibido la dragonera de uno de mis piolets.
¡Upppsss!



Foto finish: reto superado.


Es temprano y no tenemos excesiva prisa por lo que decidimos explorar un rato la zona a ver cómo está el monte. Salimos del barranco por la parte alta.



Nos paseamos un rato por la subida normal al Pedraforca.


Descubriendo el ambiente del Pedraforca con sus paredes nevadas.



De nuevo descendemos para reconocer el terreno de bajada: muy expuesto y cargado de nieve.


Abajo queda el valle.

Muchos carámbanos, pero poco hielo en general para la época en que estamos.


No queremos complicarnos más, ya que anuncian nevadas a partir del mediodía y se nos acaba la ventana de buen tiempo por lo que decidimos regresar a la Columna del Verdet y montar un rappel.



¡Cuerda!



Luis se anima a descender primero.



Le sigo unos minutos más tarde.


El último recoge.


Reto superadísimo tanto de subida como de bajada.



Sólo nos queda descender no sin antes visitar de nuevo la parte trasera de la catarata.


Piolet de madera.


Nos bajamos a la pista antes de llegar al refugio evitando así las incómodas raíces de los árboles que complican un poco la progresión.



Es algo más de mediodía y la nieve ha hecho acto de presencia hace un rato, pero no nos preocupa estando donde estamos.


Nos permitimos visitar la Cascada Sense Nom, que escalamos el año pasado y que hoy presenta un aspecto bastante más pobre.


Y la Cascada del Curset que podría ser una buena opción para futuras incursiones en el hielo.


La nevada se intensifica y decidimos salir de allí sin más dilación.
Es hora de regresar al hogar donde nos esperan para comer.


Croquis de las cataratas cercanas a al pista de la cara norte del Pedraforca (sacada de internet).


Este año 2014 el poco frío que está haciendo impide ver formaciones como la Columna del Verdet en su máximo apogeo, pero al menos hemos podido inaugurar la temporada de hielo.


Por cierto, perdí unas gafas de sol marca DECATHLON CREATION mientras escalaba el Columna del Verdet. Cualquiera que las encuentre, no dude en ponerse en contacto conmigo.
MUCHAS GRACIAS.