14 d’abril de 2017

SIMA LA PINOSA

Se está convirtiendo en un clásico de cada primavera el explorar alguna cueva cercana, así que hemos aprovechado nuestra estancia en Fuente la Reina (Castellón) para visitar la Sima de la Pinosa con Irene, que se muestra entusiasmada con el hecho de bajar a las profundidades terrestres.
La cueva consta de dos galerías, un más sencilla (que visitaremos hoy) y otra más vertical que dejaremos para otra ocasión dado que no queremos alargar en demasía nuestra salida "infantil".


Nos acercamos por la pista del Terrero hasta la fuente de la Pinosa donde dejamos el coche y nos equipamos para la ocasión.


La parte baja del sendero ha vuelto a ver invadida por zarzales que nos obligan a abrir camino a hachazos.


Los primeros metros son bastante tediosos.


Los sioux vamos avanzando, pero a mitad de ladera el sendero está bastante despejado y no requerimos más del servicio del hacha.


Casi llegamos!!


Un centenar de metros por encima de la fuente localizamos la entrada de la cueva.


Preparamos el material necesario para descender a la sima.


Hay que organizarse bien para no verse sorprendido innecesariamente por no llevar el material adecuado.


Un pino cercano permite un buen montaje de reuniones.


Hay que realizar un rapel de 7 metros aproximadamente para llegar a la Sala Verde, de donde parten las dos galerías que antes hemos comentado.


Una rana nos recibe a la entrada.


Carmina esperará a la pequeña de casa en las profundidades mientras yo la aseguro para hacer que su descenso sea suave y controlado en todo momento.


Descenso.


El sistema ha funcionado correctamente e Irene se situa en la Sala Verde.


Es mi turno de rapelar.


Hay que tener cuidado con los últimos dos metros del descenso, ya que el rápel es volado y la tendencia es a introducirte en la galería opuesta a nuestro camino de hoy.


A la entrada de la cueva localizamos una placa conmemorativa con el nombre de los divulgadores.


Es hora de entrar en la Vía dels Catalans.


Nos llevamos la cuerda para montar un pasamanos en los primeros metros.


Las primeras formaciones no tardan en aparecer.


Ampliando la visión.


Tenemos dos maneras de seguir adelante...


Por encima de un puente de roca y descendiendo al otro lado....


... o a través de un ojo en la roca.


Irene lo tiene claro.


Mejor entrar de espaldas.


Foto familiar en la Sala de los Grandes Bloques, donde hace años hubo un derrumbe que destrozó gran parte de la belleza de la sala.


Estratos.


Columnas.


Gours llenos de agua gracias a las lluvias y nevadas de este invierno.


En este punto, una columna marca la entrada a una estancia pequeña que se nos escapó en la anterior visita.


No tardamos en meternos para visitarla.


Seguimos descendiendo de forma suave por el Pasillo del Dolor.


Constatamos que la cueva está viva y en remodelación constante.


Formas en el techo.


Restos orgánicos de los animales que habitan la cueva.


Formaciones de aragonito.


Otro gour nos recibe.


¿Qué ha localizado Irene?


Restos óseos de algún animal que ha perecdo en la cueva recientemente.
¿Un murciélago?


Formaciones bebés.


Entusiasmada con sus descubrimientos.


¿Qué se esconde tras las rocas?


Una ciudad de pináculos coraloides.


En detalle.


Más pináculos.


Son del tamaño de los dedos de una niña de 6 años.


Seguimos avanzando a través de la galería.


Adentrándonos en la boca de la tierra.


Damos por terminada la vista en la última sala, donde un amplio gour con agua nos cierra el paso.


En detalle.


Es hora de regresar...


... por donde hemos venido.


Pasamos de nuevo por el ojo de la cueva.


Y regresamos a la luz.


No sin antes localizar una piel de serpiente.


Reto superado!!


Nos preparamos para subir por la cuerda anudada que hemos dejado atada en la parte alta.


Cuesta un poco superar el resalte hasta la salida.


Una vez arriba, aseguro a Irene para que suba sin dificultad.


Llegando arriba.


Carmina sube veloz hasta nuestra posición.


El tiempo se nos echa encima y hay que bajar ligeros, ya que nos esperan en casa para comer.
¡¡Suerte que estamos a escasos minutos del pueblo!!